Turismo

Perú: Subir a las alturas andinas de la riqueza y el bienestar

Written by admin

Aumentar la riqueza de una nación es difícil; usar esa riqueza para mejorar el bienestar de los ciudadanos es aún más difícil. En los últimos años, el Perú ha hecho progresos significativos en ambos frentes, como lo demuestra la más reciente Evaluación del Desarrollo Económico Sostenible (SEDA) de The Boston Consulting Group. Tanto en términos de nivel de ingresos como de bienestar general, el Perú se sitúa ligeramente por debajo de la media de los 163 países del análisis de la SEDA1 .

Dado que un nuevo gobierno está comenzando su administración, este es un momento oportuno para que el Perú evalúe su situación y destaque las áreas en las que el esfuerzo concertado para realizar mejoras puede tener un impacto mayor en la conversión de la creciente riqueza del país en un mayor bienestar. A este respecto, la SEDA proporciona ideas que ayudarán a establecer prioridades e identificar las mejores prácticas pertinentes. (Véase la barra lateral “Definición y medición del bienestar”).

Los desafíos del Perú hoy y las prioridades para un mañana mejor

El Perú es aproximadamente un promedio en la conversión de su riqueza en bienestar. Sin embargo, si observamos los progresos recientes, el Perú tiene un crecimiento económico relativamente alto y estable y, lo que es más importante desde nuestra perspectiva, ha convertido sus ganancias económicas en mejoras de bienestar a un ritmo que también está por encima de la media mundial.

El Perú tiene un activo poderoso en su economía, que ha superado a sus pares regionales y ha demostrado un sólido crecimiento en los últimos 15 años, incluido el período posterior a la recesión mundial de 2008. El crecimiento ha sido impulsado principalmente por dos factores, el consumo privado y el aumento de la inversión, y se ha complementado con una importante disminución de la pobreza y una expansión de la clase media.

A pesar de esos progresos, el PIB per cápita del Perú está a la zaga del promedio de la región y es muy inferior al de algunos países de tamaño y características geográficas y económicas comparables. Lo mismo ocurre con la productividad (medida como el PIB por persona empleada): El Perú está casi un 30% por debajo del promedio de América Latina.

La economía del Perú muestra un equilibrio y una diversidad cada vez mayores, pero hay margen para seguir mejorando, especialmente en la estructura de importaciones y exportaciones del país. La minería representa alrededor del 10% del PIB, pero más de la mitad de las exportaciones totales. El país está muy expuesto a las fluctuaciones de los precios de los productos básicos. Las exportaciones se concentran en gran medida en productos sin valor añadido, en su mayoría minados, así como en exportaciones no tradicionales.

Los esfuerzos anteriores por diversificar la economía del Perú han tenido resultados dispares, pero algunas industrias -como la metalmecánica, la agricultura y el turismo- han experimentado un progreso significativo. Para acelerar el crecimiento es necesario combinar un mayor desarrollo de la infraestructura, una política pública sólida, una atención especial a la actividad de valor añadido y una mayor atención a las exportaciones.

La economía también está muy centralizada geográficamente. Lima, donde vive el 33% de la población del país, representa la mitad del PIB del país. La falta de infraestructura física fuera de la capital conlleva altos costos de logística en las demás regiones.

El país sigue enfrentándose a grandes variaciones regionales en cuanto al bienestar económico y social; los indicadores sociales de algunas regiones del Perú se encuentran entre los más bajos del mundo. Algunas regiones sufren una alarmante falta de acceso a la infraestructura básica, como el agua, la electricidad y las carreteras. La educación es muy desigual y el sistema no atiende a las necesidades del país ni de su economía. También hay grandes lagunas regionales en los indicadores de salud.

El Perú también tiene una gran economía no estructurada, la segunda más grande de América Latina en términos relativos. Esto es un factor inhibidor del crecimiento, una limitación de los ingresos del gobierno para financiar iniciativas críticas (como la salud y la educación), un facilitador de la delincuencia y la corrupción, y una rémora para la productividad. Por otra parte, la baja deuda pública y la buena gestión económica han permitido al país mitigar la volatilidad y el riesgo financiero.

Las ideas de SEDA

El Perú se enfrenta a muchos desafíos en términos de riqueza y bienestar, como cabría esperar de cualquier país en una etapa similar de desarrollo. Las preguntas son: ¿dónde y cómo debería el Perú aplicar sus recursos para mantener, o incluso acelerar, los progresos de los últimos años? ¿Cuál es la mejor manera en que el país puede seguir impulsando el crecimiento económico y convertir su creciente riqueza en mejoras en el bienestar de los ciudadanos?

Utilizamos SEDA para examinar tres de los grupos de pares del Perú:

  • Los pares de América Latina. Este grupo comprende países de la región con circunstancias económicas y sociales similares: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, México, Panamá y Uruguay.
  • Estos países tienen gobiernos democráticos, una población media de 53 millones de habitantes (frente a los 31 millones de Perú) y un PIB per cápita igual o superior a los 12.402 dólares de Perú (el promedio en este grupo de pares era de 17.717 dólares)2. Pares mineros. Al igual que el Perú, los países de este grupo dependen sustancialmente de la extracción de metales y minerales. Representan gran parte de la producción mundial de productos básicos como el cobre, el oro y la plata. Tienen una población media de 46 millones de habitantes y un PIB medio per cápita de 31.434 dólares.
  • Este grupo comprende Australia, Canadá, Chile, Kazajstán, Polonia y Rusia. Compañeros aspirantes. Estos países tienen poblaciones y economías similares en tamaño a las del Perú, pero tienen niveles de riqueza superiores a los del Perú y registros superiores al promedio de conversión de la riqueza en bienestar. Sus PIB per cápita están entre el 100% y el 300% del de Perú, y sus economías están creciendo. El tamaño promedio de sus poblaciones es de 29 millones, y su PIB per cápita promedio es de 28.792 dólares. Este grupo comprende Chile, la República Checa, Polonia y Corea del Sur.

About the author

admin

Leave a Comment